Tecnología


Como funciona la grabación en el interior?

Para grabar en el interior de materiales transparentes como metacrilato o vidrio, se enfoca un rayo láser dentro del material. Solamente alrededor del foco se alcanza un campo eléctrico suficiente alto para que el material ya no es transparente a la luz de láser y absorbe la energía del láser. Por eso el material se calienta localmente por un instante a 20.000 grados. Tras enfriarse otra vez, queda un punto opaco en el material. Para realizar una imagen se mueve el foco del láser por el material creando miles de puntos.

Historía de la técnica

La técnica para grabar mediante de un láser debajo de las superficie de cuerpos transparentes se "descubrió" en la Rusia en los tempranos 1980. Originalmente la creación de estos "puntos" en el vidrio óptico era un problema conocido como "Daño inducido por el láser" y se estudió exhaustivamente.
Entonces, el objetivo era evitar estos problemas seleccionando composiciones materiales específicas y ópticas del láser para mejorar la aplicación en laboratorios. En este proceso se obtenía una lista de composiciones materiales que eran transparentes con una absorción de calor mínima. Había también otra lista que materiales que si absorbían el calor y unos de estos técnicos de láser querían escribir su nombre en estos materiales.
Alguien decidido que se podría realizar algunas aplicaciones comerciales y se empezaba escribir disertaciones sobre la colocación controlada de estos puntos dentro del cristal.

Explicación técnica

Para la creación de imágenes 3D dentro de cristales se utiliza un láser de potencia para conseguir el fenómeno conocido como "absorción de fotones múltiples " dentro del cristal óptico. Este fenómeno que usa la honda electromagnética del láser, en forma de luz coherente, para crear un campo eléctrico mayor que 10 millones voltios por centímetro. Cuando el rayo del láser se enfoca dentro del cristal, la energía también crea los electrones sueltos también conocido como los electrones libres. Estos electrones libres, acelerados por el campo eléctrico creado por el rayo láser, chocan contra los átomos e iones en el área del foco. Cuando el proceso continúa, causa una reacción en cadena y produce aproximadamente 1 millón de billones de electrones libres por centímetro cúbico en aproximadamente 1 trillonésimo de segundo. El láser emite un pulso corto de unos billonésimos de segundo y produce un crujido microscópico. La cabeza del láser alinea de nuevo y posiciona unos diez mil micro crujidos más, para crear imágenes 2 o 3 dimensionales. Aunque, el láser genera densidades de 10 mil millones vatios por el centímetro cuadrado, la superficie del cristal no se daña gracias a la naturaleza muy transparente de cristal óptico. Las imágenes parecen flotando dentro del cristal.